La paz

Dichosos los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios (Mt 5,9).

Son verdaderamente pacíficos aquellos que, en medio de todo lo que padecen en este siglo, conservan la paz de alma y cuerpo, por el amor de nuestro Señor Jesucristo.

San Francisco de Asís. Adm 15