Escríbenos!

Quieres saber cómo es nuestra vida? Aquí te lo contamos!

Los frailes capuchinos estamos llamados a vivir el Evangelio en obediencia, sin propio y en castidad, según el estilo de vida de San Francisco de Asís. La vida fraterna vivida con alegría, la oración contemplativa, la cercanía con el pueblo de Dios, y el ser portadores de paz y esperanza, son algunos de los aspectos más importantes de nuestra vida, y que de dan identidad a nuestro carisma particular como hermanos menores capuchinos. Cómo procuramos vivir cada día estos aspectos tan preciosos?

Un día en la vida de un fraile Capuchino

Un fraile capuchino renueva sus fuerzas cada mañana con la oración personal y litúrgica de la Iglesia. Después de agradecer al Señor por el alimento cotidiano, los hermanos se entregan con alegría y dedicación al servicio pastoral o formativo. Al atardecer se encontraran nuevamente para agradecer al Señor por todos los beneficios recibidos y encomendar en sus santas manos las necesidades, sufrimientos y esperanzas del pueblo de Dios. Antes de retirarse a descansar, los hermanos dedican un tiempo precioso para compartir con alegría y fraternidad el gozo de ser y vivir como hermanos menores capuchinos. Leer más->

Siguiendo a Cristo pobre y crucificado

Llenos del amor de Cristo, los Capuchinos deseamos siempre contemplar a Jesucristo en la humildad de su encarnación y crucifixión para procurar asemejarnos cada día más a Él. Nos esforzamos en observar con corazón generoso y fiel los consejos evangélicos, especialmente aquellos que hemos prometido: la obediencia caritativa, la pobreza- que para nosotros es un camino particular de salvación, y la castidad consagrada a Dios. Leer más->

Nuestra vida de oración y contemplación

En la oración, el hombre interior se pone a la escucha de la voz de Dios que habla al corazón. En ella, guiados por el Espíritu Santo, alcanzamos la plenitud de nuestra vocación cristiana. Por ello, los frailes Capuchinos estamos llamados a cultivar con máximo empeño el espíritu de la santa oración y devoción, a la cual todas las demás cosas temporales deben servir. Leer más->

Alegres servidores

Según el espíritu de San Francisco, anunciamos la paz y la salvación no solo con las palabras sino también con nuestras acciones, mediante diversas iniciativas inspiradas en la caridad fraterna. Colaboramos alegremente en el servicio de animación pastoral de las Diócesis de la Iglesia Católica donde nos encontramos, procurando vivir cercanos a cuantos sufren la pobreza, la enfermedad, la injusticia, la desesperanza y la tristeza, anunciando a todos la paz y el bien. Leer más->

Vida fraterna y comunitaria

San Francisco de Asís, por inspiración divina, dio origen a una forma de vida evangélica que llamó Fraternidad, y eligió como modelo la vida de Cristo y sus discípulos. Es por ello que nosotros, profesando esta forma de vida, constituimos verdaderamente una Orden de Hermanos. Por tanto, unidos en la fe en Dios nuestro Padre y alimentados de la Palabra divina y del Pan Eucarístico, nos manifestamos un amor fraterno reciproco, procurando así dar testimonio de ser verdaderos discípulos de Cristo. Leer más->

¡Yo también quiero ser Capuchino!

Oración Contemplativa

En la oración, el hombre interior se pone a la escucha de la voz de Dios que habla al corazón.

Vida Fraterna

Manifestar un amor fraterno reciproco, dando así testimonio de ser verdaderos discípulos de Cristo.

Servicio Alegre

Anunciamos la paz y la salvación no solo con las palabras sino también con nuestras acciones.

Volver a arriba